Historiadores e “historiadores” franquistas

19 marzo, 2019 at 8:30 am

Ángel Viñas

Hace unos días tuve ocasión de subir a este blog, via Facebook, la página que me había dedicado la Fundación Nacional Francisco Franco. No he pensado un segundo en pasarle factura por la publicidad. La considero un honor. En ella tan connotada institución reunió varios comentarios escritos por “historiadores”, entre comillas, sobre mi modesta persona. Anuncié una reacción. Una parte de ella está predeterminada (léase intuición): en mi próximo libro canto las verdades del barquero a uno de los escogidísimos autores que figuran en la página y cuyo nombre ha aflorado en este blog en alguna ocasión. No estoy demasiado seguro de que le agrade.

Cuando se habla de historiadores e “historiadores” franquistas la distinción es ineludible. Los primeros hacen su labor en las Universidades (por ejemplo, en el CEU). De los segundos no suele haber constancia de que hayan seguido una trayectoria académica. Más bien lo contrario. Ciertamente, las habituales técnicas de investigación (que no descienden del cielo como las lenguas de fuego sobre las cabezas de los apóstoles) les son un tanto extrañas. Su parquet favorito es la reivindicación del pasado que toman por lo general  de los grandes autores franquistas. Al fin y al cabo, en estos últimos se encuentra la “verdad” impoluta, no mancillada por intereses que en el franquismo solían caracterizarse de “bastardos”.

Servidor no les presta demasiada atención, sobre todo a alguno de los más chillones y ya prácticamente jubilado a quien, valga el caso, nunca menciono. Ya se sabe, lo afirma el recio refrán castellano, “no hay mejor desprecio que no hacer aprecio”. Por lo demás, soy consciente del sabio consejo de una profesora de la madrileña Universidad Carlos III:  “en Comunicación hay un principio básico que dice que “de quien no se habla no existe”. Lo aplicaba muy bien el PP de Mariano Rajoy cuando no pronunciaba el nombre de los corruptos: en vez de Bárcenas decía “ese señor a quien usted nombra” y dejaba de citar a aquél a quien se le pillaba robando”.

Sin embargo, por razón de edad, crecí a la distorsionadora sombra que proyectaban las numerosísimas publicaciones (fasciculares en frecuentes casos) del profesor. Siempre que he podido lo he evocado como ejemplo del historiador franquista convicto y confeso. En realidad, no hay mucho nuevo en sus no tan inteligentes emuladores que no hubiese escrito o intuido de la Cierva.

En tal sentido esta ocasión para recomendar a quienes deseen sumergirse en la insondable sabiduría de tal escuela los trabajos del profesor Alberto Reig. Analizan la fructífera siembra que De la Cierva practicó sobre los desiertos de la historiografía española durante la mayor parte de la dictadura. Destaca, en particular, su último libro: La crítica de la crítica. Inconsecuentes, insustanciales, impotentes, prepotentes y equidistantes, en Siglo XXI, una editorial en la cual difícilmente encontrarían acogida las obras de los epígonos del autor de ascendencia murciana. De la Cierva incluso llegó a acudir al artilugio de fundar su propia editorial, quizá para ganar más dinero -sin intermediarios-, pero tal vez también porque sus últimas obras ya eran inasumibles en editoriales normales.

Ricardo de la Cierva (1926-2015)

De la Cierva solo escribió una obra (gruesa)con criterios que podrían considerarse académicos. Lo hizo antes ganar una agregaduría en la Universidad de Alcalá de Henares y de que la KGB, según afirmó en alguna memorable ocasión, tuviera un éxito completo en lo que se refiere a copar las cátedras de Historia de España en las universidades de este santo país. Quizá por ello, en las universidades públicas los seguidores del eximio catedrático madrileño no se cuenten por docenas. Es, sin duda, lamentable que, a lo que parece, ningún otro historiador de su cuerda  haya denunciado públicamente tal éxito soviético.

Desgraciadamente, la democracia inorgánica española (con todos sus defectos) no es como la “democracia orgánica” franquista. Los historiadores que la defienden han contraatacado según su leal ver y entender, ya que las autoridades han sido muy reacias a tomar medidas contundentes contra los presuntos “topos” de la KGB. En consecuencia, aprovechando las ventajas que ofrece la recuperación de las libertades (que “el yacente de Cuelgamuros” siempre se preocupó de tener atadas y bien atadas), tales autores acuden a las redes, a la prensa digital, a connotadas cabeceras de la escrita y, no en último término, a los beligerantes brazos de la FNFF, siempre dispuesta a dar una batallita pour la gloire de quien toma el nombre.

Solícita, brinda sus puertas sin que se sepa con qué criterios escoge a unos u otros. Con tal de que hayan demostrado su pericia en las batallas (culturales) por enaltecer el pasado católico en los años de la (odiosa) República, la (santa) guerra civil y el (modernizador) régimen autoritario (pero benevolente, ayuno de cualquier contaminación fascista). Años todos en los que la (verdadera) España triunfante dio lo mejor que tenía para sus hijos (que en cuanto pudieron se forraron a tutiplén, como también lo hizo su “Caudillo”).

A mi me surten amigos y conocidos con muchos de los productos que tales “historiadores” e historiadores (del CEU) desparraman por las redes. Admiro su  potencia, contundencia y persistencia. Es una pena que la Universidad pública no les haga demasiado caso. Para hacerse notar no retroceden ante el insulto o las alusiones (e ilusiones) ad personam. Lógico, ya que su argumentación alberga una extraña resistencia a ofrecer contraevidencias a la obra de quienes no comulgan con su chispeante talento. Cuando dicen que ellos también acuden a las fuentes no hay que hacerles demasiado caso. Las interpretan “creativamente”.

Como más reciente ejemplo ofreceré una ilustración referida a un nombre que ha aparecido en este curso en el presente blog en el libro que me he permitido enunciar. Me he limitado exclusivamente a dos episodios significativos. Uno en relación con su análisis de un accidente que cambió el curso de los acontecimientos y potencialmente la historia de España. Otro en el que demuestro que Franco (ya lo hice con sus características de corrupto y asesino) fue también un impostor.  Los amables lectores posiblemente se reirán y yo me reiré con ellos. Es muy verosímil que la FNFF incluso tercie en el asunto. Al fin y al cabo, guarda con todo celo mucha documentación del inmarcesible Caudillo que gobernó dicen que sabiamente lo que en realidad fue, en el terreno internacional, un Estado cipayo.

Este calificativo no es mío: lo utilizaron personas tan dispares como el teniente general Manuel Gutiérrez Mellado y el embajador Carlos Fernández Espeso. Siempre que puedo identifico a los autores, que tuvieron mucho más experiencia que servidor en corregir las “glorias” de tan excelsa y única personalidad.

Este post no podría eludir un ejemplo de referencia ad personam que me ha proporcionado  hace poco más de una semana uno de los amables lectores. En youtube cualquiera que se precie puede encontrar un programita en la cual uno de esos profesores del CEU alude a mi modesta persona de forma tal que pareciera que somos conocidos íntimos. Porque tan distinguido autor me califica nada menos de “senil” e involucra también a mi familia.

Con la mano sobre el corazón, puedo asegurar que tal característica no responde a la realidad constatable. Investigar en una amplia gama de archivos españoles y extranjeros a una edad otrora considerada como provecta demuestra más bien lo contrario.  Que yo sepa, solo nos hemos visto una vez y en público en los alrededores de Madrid, delante de un auditorio ante el cual, eso sí, me sentí en la ingrata obligación de ponerlo en ridículo. En los 32 años que mi familia y servidor hemos vivido en Bélgica, Estados Unidos, Inglaterra y Escocia es imposible que se haya topado con nosotros.

El lector observará que, congruente con mi actitud, ni siquiera menciono su nombre. Basta con decir que compadezco sinceramente a todos los alumnos que pasen por sus manos y que hago extensiva a sus respectivos padres, caso de que crean que sus retoños reciben una gran educación en Historia.

También aprovecho este post para hacer pública una sugerencia a la FNFF con la cual he terminado más o menos mi próximo libro: que ofrezca becas a las huestes de jóvenes graduados en Historia (y que quizá hayan pasado por las aulas en que diserta tan ilustre historiador) para que exploren los archivos moscovitas, ya que no lo ha hecho uno de sus mentores, el por algunos tan alabado y benemérito profesor Stanley G. Payne. Tal vez en un no distante futuro nos regalen con sus rompedores descubrimientos sobre el pilar básico de la interpretación franquista del pasado español: que la guerra civil fue absolutamente necesaria para prevenir una sublevación comunista que hubiese entregado a nuestra amada PATRIA a las garras estalinistas. Como implicaron los excelentísimos y reverendísimos señores Obispos en su carta colectiva, gracias al 18 de julio no solo se salvó la España católica e inmortal sino, con su imperecedero sacrificio, incluso la civilización cristiana. No extraña que haya gente, -y monjes de Cuelgamuros- que sigan entonando las preces correspondientes en honor de quien blandió triunfalmente la espada del Cristo de la Victoria.

P.S. No suelo leer lo que la FNFF publica en la red  (pecado que confieso haciendo el acto de contrición adecuado). Sin embargo, no me resisto a traer a colación  un reciente artículo que, quizá, no republicará la tan en ciertos círculos prestigiosa institución. A saber

https://www.publico.es/politica/vox-franquismo-son-vinculos-vicepresidente-vox-fundacion-francisco-franco.html

Es más: si así lo hace, ¿lo desmentirá?, ¿no lo desmentirá? En cualquier caso el “desmentizador” que lo desmienta buen “desmentizador” será.