SOBRE LA DECISIÓN DEL EXCMO. AYTO. DE MADRID A INICIATIVA DE LOS PARTIDOS VOX, CIUDADANOS Y POPULAR EN TORNO A LARGO CABALLERO Y PRIETO, DE ULTRAJADA MEMORIA

19 octubre, 2020 at 1:37 pm

Ángel Viñas

Los amables lectores de este blog estarán, quizá, un poco hartos del hincapié que he hecho en la reciente decisión de los señores y señoras ediles del Ayuntamiento de la capital de España de quitar los nombres de dos calles de la ciudad a Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto. Posteriormente, unos cuantos albañiles han eliminado la placa que recordaba, en la Plaza de Chamberí, el lugar de nacimiento del primero. Algunos desalmados han descendido al nivel de las letrinas y han pintarrajeado en rojo (color muy apropiado para los vándalos) las estatuas de ambos políticos socialistas en los Nuevos Ministerios madrileños. El Excmo. Consistorio ha expresado, siempre amable, el deseo de que se las retire. Las estatuas. No las pintadas. Por desgracia el área en que están levantadas no es propiedad del Excmo. Ayuntamiento sino del Gobierno de la Nación.

Como es sabido, la decisión de los ediles miembros de VOX, Ciudadanos y el PP suscitó numerosos revuelos en los medios de comunicación y en las redes sociales. Inmediatamente se preparó un informe técnico sobre la actuación de Largo Caballero y Prieto en la historia que circuló por ambos conductos. A este informe técnico la respuesta de la grey de docentes e historiadores fue inmediata. Al viernes pasado lo habían suscrito más de trescientos hombres y mujeres conocedores del pasado español y, en especial, de los años de la denostada República y del exilio. La lista la publico separadamente. Espero que también aparecerá en otros blogs. Merece la pena.

¿Cuántos son quienes, con autoridad, han intentado contestar al informe-técnico? Que yo sepa, ninguno. Claro que entre los preclaros miembros del PP, Ciudadanos y VOX, el elenco parece limitado.  Es cierto que alguien, que no mencionaré, ha hecho algunos comentarios negativos sobre Largo Caballero. Pero, ¿puede reprochársele que azuzara al PSOE, vía supuestamente revolucionaria, a que se levantase en armas contra los Gobiernos de 1936? No. Es cierto que una facción socialista predicaba la revolución. Otra siempre se opuso. ¿Qué pasos dieron una u otra para poner en práctica su verbalismo? Que lo cuenten..

El PSOE siguió apoyando a los dos gobiernos que hubo tras las elecciones de febrero. Con desgarros, ciertamente, pero desgarros internos. ¿Movió Azaña un dedo para manipular al PSOE? Azaña prefirió, probablemente, que Prieto hubiese sido su sucesor y se ha dicho que Prieto hubiese impedido el golpe. Esto es mera especulación. Quizá sí, quizá no.

En mayo de 1936 el golpe, en mi opinión, era difícilmente parable. Ya lo había advertido a Mussolini en octubre de 1935 el exaltado Don Antonio Goicoechea, con toda su autoridad de celoso conspirador y pedigüeño de las dádivas fascistas,  en nombre de los monárquicos y de un sector del Ejército. ¿ES QUE LA DEMOSTRACIÓN DOCUMENTAL DE TAL FECHORIA NO HA CIRCULADO?

Ahora bien, yo nunca he especulado ni sobre Largo Caballero ni sobre Prieto y espero demostrar que el no especular conduce a otros resultados. Lo que es necesario es, con EPRE, modificar la perspectiva tradicional.

En todo caso, la responsabilidad de la guerra civil NO RECAE EN EL GOBIERNO AZAÑA O CASARES QUIROGA. RECAE EN LOS CONSPIRADORES Y EN SUS SOPORTES MEDIÁTICOS Y FASCISTAS. PORQUE PARECE EVIDENTE QUE LA DIRECCIÓN DEL ABC Y DE LA NACIÓN, POR CITAR DOS EJEMPLOS SEÑEROS,  ESTABAN AL TANTO Y LA FALANGE PRIMORRIVERISTA, QUE ALGUNOS QUIEREN TODAVÍA RESCATAR DE LA IGNOMINIA, TAMBIÉN. Y QUE EL SEÑOR GIL ROBLES SE DEJÓ ARRASTRAR, ESTUVIESE ENTERADO O NO DE LA CONEXIÓN FASCISTA.

En lo que sigue haré unos comentarios estrictamente personales a la acogida del informe técnico.  No busquen los amables lectores tres pies al gato. Solo quien esto escribe es responsable de tales comentarios.

  1. Llama en primer lugar la atención que en cuestión de un par de semanas un tan elevado número de firmantes se haya declarado dispuesto a apoyar dicho informe. A una gran parte de ellos los conozco personalmente o, con frecuencia, por sus obras. A otros, no. Están representadas varias generaciones de los historiadores que han trabajado o trabajan sobre la España contemporánea. Proceden de una gran variedad de tradiciones culturales y dominan, al lado de la española, la francesa, la británica y la latinoamericana.
  2. Sin duda se trata de mujeres y hombres con experiencias muy diversas y de edad muy varia. Unos son jubilados, otros estarán a punto de llegar a esta fase de sus carreras profesionales, muchos se encuentran en plena producción, otros ya han empezado la gran aventura de la docencia y de la investigación, hay quienes se hallan en períodos de formación, etc. La disparidad es muy amplia. Unos trabajan o han trabajado en Universidades, otros en los tramos de la segunda enseñanza. No faltan quienes están en centros de investigación. ¿Qué los ha unido?
  3. No es exagerado afirmar (pero estoy dispuesto a que se me corrija) que probablemente ha sido la desazón ante una decisión de unos, tal vez eminentes políticos municipales, pero que carecen de formación histórica o, lo que es más grave, de curiosidad histórica. Dado que la iniciativa ha procedido de un nuevo partido que solo cabe caracterizar de ultraderechista, es verosímil que algunos lectores se hayan hecho cruces ante la reacción de otros partidos que presumen de ser centristas o de centro derecha. Pero el que calla, otorga y el que vota a favor, debe cargar con la responsabilidad por sus actos. Bye-bye al “centrismo” que predican.
  4. Tal vez algunos, como quien esto escribe, se hayan preguntado qué tiene España de diferente, al no practicar una política de “cordón sanitario”, como se ha hecho y se hace en países de gran influencia sobre, o admirados en, nuestra sociedad (Francia y Alemania en primer lugar) y cuyos representantes en el Ayuntamiento de Madrid se han dejado llevar por las muy peculiares concepciones históricas proferidas por un partido como VOX.
  5.  Personalmente me pregunto, en tanto que mero firmante del informe técnico, ¿será capaz tan novedoso partido de suscitar una respuesta parecida de historiadores que le sean afines y que desmientan los argumentos que en él figuran? ¿Lo hará Ciudadanos? ¿Y qué decir del PP? No conozco a nadie que exhiba su pertenencia a VOX  y haya salido al ruedo (intelectual, por supuesto) y demolido con argumentos históricamente fundados las razones por las cuales la decisión del Excmo. Ayuntamiento de Madrid no es absurda y sí motivada por razones de política presentista y llena de resquemor. En todo caso, poco confesables, porque las que ha aducido VOX no son de recibo en términos de historiografía. Y, si no, que alguno de sus escuderos en la Universidad, en los Institutos o en los centros de investigación las defienda

 ¡Ah!, pero si se trata de política baja y rastrera (por parafrasear a W. H. Auden), entonces habrá que esperar y desear que otro consistorio, de signo diferente, revierta tal decisión y muestre que, al menos un sector de la población madrileña, es capaz de recordar algo de su historia auténtica en las antípodas de las mentiras que unos cuantos ediles, eso sí, en mayoría, se empeñan en hacer tragar, por las buenas o por las malas, a sus conciudadanos.

La batalla por los nombres de las calles de Madrid -o de otras ciudades españolas- no es sino la manifestación de que algo no se ha hecho bien en nuestro país. No conozco en Alemania ninguna Göringstrasse o ninguna Goebbelsplatz. No hay que referirse al innombrable caudillo austríaco de la época.  Tampoco en Francia conozco una Allée Maréchal Pétain o una rue Pierre Laval. Por no hablar de Bélgica con las impensables Avenues Léon Degrelle. Y cito estos casos por poner unos ejemplos mínimos.

Claro es que algunas sociedades aprenden y saben historia. Me temo que los políticos del PP, Ciudadanos y VOX, no. Porque, claro, no me atrevo a pensar que se trate de personajes ignorantes, de corto aliento, barriobajeros. No, eso no. ¡Por Dios! ¿Quién podría pensarlo?  

Nuevo curso, nuevos libros (V)

13 octubre, 2020 at 8:30 am

UN LIBRO ACADÉMICO SOBRE EL PCE TRAS LA GUERRA CIVIL

Ángel Viñas

Los libros académicos productos de tesis doctorales no suelen conseguir que los corazones de los eventuales lectores latan más deprisa. Sin embargo, son tales obras, que por supuesto muchos de los comentaristas que nos ahogan con su supuesta sapiencia jamás estarían en condiciones de escribir, las que suelen abrir camino. Incluso una parte de los señores y señoras concejales del Ayuntamiento de la capital de España hace poco que han autodeclarado erigirse en historiadores. Han creído las estupideces de uno de sus colegas de VOX y han desbarrado. Este nuevo partido está tratando de reconvertir la experiencia republicana de antes de y en la guerra civil en una pugna entre buenos (los vencedores) y malos (los vencidos). No parece que hayan leído ningún libro serio, aunque probablemente se han intoxicado, como si fuera una droga sicodélica, con la propaganda que esparcieron quienes sí quisieron -y ganaron- la guerra civil.  

En esta propaganda y en la de después Franco y sus secuaces presentaron siempre al PCE como el diablo encarnado. En las semanas de este siniestro verano ha habido un infame ejemplo de alguien, para mi innombrable, que ha lanzado improperios fulminantes contra las denominadas “Trece Rosas”, un grupo de chavalas vilmente asesinadas en 1939 bajo la acusación de que preparaban poco menos que una insurrección comunista. Pensar que el autor de tamaño disparate, o los ilustres concejales de Vox, PP y Ciudadanos, hubiesen echado un vistazo a lo escrito sobre el tema sería como pedir peras al olmo. Por mucho que lo pidan e imploren este tipo de árboles no las dejará caer.

Por eso me ha interesado mucho la obra que, objeto de una tesis doctoral dirigida por un excelente historiador -y buen amigo mío-, el profesor Luis Enrique Otero Carvajal, exdecano de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense, ha escrito Carlos Fernández Rodríguez.

Carlos Fernández Rodríguez: LOS OTROS CAMARADAS, Prensas de la Universidad de Zaragoza

Este muchacho se ha encerrado en una veintena de archivos durante años, ha mirado críticamente la prensa de la época, ha entrevistado a una treintena de personas en busca de testimonios orales directos e indirectos y, secundariamente, ha echado mano a una bibliografía impresionante. El resultado es un libro con el sugestivo título de LOS OTROS CAMARADAS pero que se acota inmediatamente en el subtítulo: El PCE en los orígenes del franquismo, es decir, en el período de la más cruenta represión contra la izquierda después de terminado el período bélico de la guerra civil: 1939-1945. Digo esto porque siempre tengo in mente la afirmación de un comandante de puesto de la Guardia Civil en 1939 y que inmortalizó Francisco Espinosa: “la guerra ha terminado; la campaña continúa”.

Carlos Fernández Rodríguez se propuso investigar los orígenes de la oposición antifranquista a través de la actuación del PCE en el interior entre 1939 y finales de 1944/ principios de 1945. En contra de lo gritado, vociferado y desbarrado por los meapilas de la nueva dictadura (“no se es nunca suficientemente anticomunista”) como los eminentes autores Mauricio Karl (seudónimo de Mauricio Carlavilla del Barrio) o Eduardo Comín Colomer, ambos policías y ya famosos antes de la guerra. Carlos parte de la tesis, que Fernando Hernández Sánchez y servidor ya habíamos apuntalado, que la reconstrucción del PCE se caracterizó por una falta de preparación para la clandestinidad. Un rasgo común de comunistas, libertarios, socialistas y demás organizaciones leales a la República. Fue un proceso en el que en todos los casos se repitieron constantemente reorganizaciones y delegaciones internas en una pugna llena de sobresaltos ante las fuerzas del orden, con multitud de caídas, detenciones, encarcelamientos, condenas, torturas y fusilamientos.

         En el caso del PCE (los del PSOE y de los anarquistas no se estudian en este libro) las reestructuraciones y las labores clandestinas las protagonizaron miles de militantes. Muchos fueron encarcelados y ejecutados. La resistencia estuvo, desde luego, marcada por la desunión entre las distintas organizaciones republicanas, la desorganización entre los militantes y la falta de medios. Todo ello se entremezcló con estrategias impuestas desde el exterior, subordinadas a las variaciones de la política internacional mientras el régimen no dejaba de esgrimir la “amenaza” que los vencidos, y singularmente los comunistas, representaban para la PAZ de Franco (es decir, la de los paredones).

            Se ha estudiado bastante bien la propaganda de la dictadura para hacer ver a los aliados occidentales el peligro comunista que acechaba a todos. Personalmente no puedo olvidar que, en el diario privado de uno de los ministros de Asuntos Exteriores de la época, el teniente general conde de Jordana, su prologuista (un afamado historiador ya fallecido, qepd) se las apañó para silenciar uno de esos encuentros que tuvo con el embajador norteamericano Carlton J. H. Hayes, historiador, catedrático de la Universidad de Columbia, católico devoto, y cuya gestión ha dado origen a una interesante literatura.  El eminente ministro (que ya había sido responsable del derrame de alguna sangre en la guerra civil) se preocupó de llevar al ánimo de su interlocutor que el conflicto mundial en curso era una arruguilla pasajera en el gran libro de la Historia. Un conflicto de chicha y nabo, en términos coloquiales que, naturalmente, él no se rebajó a utilizar. En su ilustrada opinión, el conflicto fetén, permanente, estructural, era el que contraponía a los regímenes católicos (el español, por ejemplo) contra los sin Dios, contra los que se atrevían a poner patas arriba el orden social, es decir, los comunistas. Lo mismo que se había dicho en los años veinte.

         Los protagonistas del libro de Carlos Fernández Rodríguez son los militantes de base que formaron parte de sectores y radios en los diferentes comités locales, provinciales y regionales. Con sus centenares de pequeñas historias entrelazadas de quienes no fueron la “dirección”. Una multitud de esfuerzos individuales y colectivos realizados por combatientes políticos y sociales de base, anónimos en su mayoría. El autor ha hecho todo lo posible para extraer de las sombras del pasado estas historias con el propósito de que sus lectores puedan comprender el papel de los comunistas en la lucha contra la dictadura; preparados y formados para un combate sacrificado a pesar de las detenciones, las torturas, los encarcelamientos y los fusilamientos.

         Personas comprometidas, luchadoras y combatientes contra la imposición totalitaria y dictatorial del Ejército, de la policía y, ¡cómo no!, de la Falange. Historias de personas sin historia, cuyas vidas clandestinas ven la luz en este libro. Un capital humano y un colectivo social importante que asumió una parte de la lucha clandestina en los años más duros del franquismo. El autor se esfuerza en dar a conocer al lector toda una serie de relatos humanizados de la cultura militante con los cierres de filas y los comportamientos ante las disputas internas y en las políticas del PCE.

         Destaca en ello una de las principales misiones de los comités directivos subterráneos para reclutar al mayor número de posibles combatientes en la sombra y abanderar la lucha clandestina. La captación y la movilización de afiliados y simpatizantes fue una de las labores más sacrificadas debido a la represión y por la elevada lealtad que se exigía a quienes participaban en tales tareas.

         Dentro de las reorganizaciones subterráneas se tuvo en cuenta cómo tenían que ser las rígidas normas y pautas de comportamiento y las instrucciones de seguridad para evitar las detenciones y sobrevivir en las sombras, una labor que, como Fernando Hernández Sánchez ha mostrado en varios libros, siempre tuvo que tener en cuenta las infiltraciones de la policía política. Carlos Fernández muestra en este libro que muchos de los miembros de los comités incumplieron esas normas de seguridad. El miedo y la desconfianza fueron factores permanentes al lado del acoso policial y la posibilidad de que alguno de los supuestos camaradas fuera un delator o confidente.

Como varias de las novelas de Almudena Grandes han puesto de manifiesto a un público mucho más amplio, el temor de no pasar la prueba de la supervivencia estuvo muy presente entre los contrarios al régimen. Aquellos comités fueron desarticulándose rápidamente por la presión policial y la represión. A pesar de todo, las reestructuraciones fueron continuas para seguir con la lucha y la resistencia.  Los casos de las caídas con Heriberto Quiñones, Jesús Bayón, Jesús Carrera, Jesús Monzón, Agustín Zoroa,  etc no impidieron que la lucha antifranquista siguiera adelante con el continuo envío de cuadros procedentes de Francia y de América Latina.

         Los deseos y las aspiraciones de muchos militantes quedaron en el olvido. Carlos Hernández justifica la necesidad de reivindicar su pasado y su memoria. No en vano se trató de personas que estuvieron represaliadas y reprimidas social, política e ideológicamente, que supieron superar aquellas dificultades y contar las experiencias vividas con su propia conciencia política y con la idea de que no querían vivir bajo una opresión dictatorial. Narrar sus vivencias y los años de combate son elementos que no pueden faltar en la construcción de una mejor historia y, por ende, de una sociedad mejor.

Al fin y al cabo, ¿para qué sirve la Historia? Los concejales del Ayuntamiento de Madrid de VOX, PP y Ciudadanos han dado, vergonzosamente hay que decirlo, una respuesta. A los historiadores nos corresponde, en primera línea de fuego, la responsabilidad de desahuciarla y de dar otra. Será misión de las autoridades políticas actuales encauzar su desarrollo. La futura Ley de la Memoria Democrática podría sentar las bases para ayudarnos a mejorar lo que hasta ahora hemos construido en, desde luego, peores condiciones.

Carlos Fernández Rodríguez: LOS OTROS CAMARADAS, Prensas de la Universidad de Zaragoza, Zaragoza, 2020, 1082 páginas

Nuevo curso, nuevos libros (IV)

6 octubre, 2020 at 8:30 am

Con un mensaje para el Excmo Ayto de Madrid

Ángel Viñas

Vuelvo a la serie con la que inicié este curso. Intercalaré en ella algunos sobre otros aspectos para no aburrir a los amables lectores. Desde que escribí, hace tiempo, los tres posts sobre la temática a la que ahora vuelvo han pasado varias cosas: en primer lugar, el alboroto generado en los medios, sobre todo de derechas, a causa de la  aprobación por el Gobierno del anteproyecto de ley de Memoria Democrática; en segundo lugar, los disparatados anuncios de VOX sobre el asalto al Banco de España y, por inferencia, el robo del “oro de Moscú” así como sobre el propio anteproyecto; la tercera, las decisiones del Ayuntamiento madrileño a propuesta de VOX y con la aprobación del PP y de C´s.  Las tres  se relacionan de forma directa o indirecta con el recuerdo (mejor dicho, la imagen) grabado a fuego en un sector de la sociedad española sobre los años de la Segunda República. ¡Fallo garrafal de información y de lecturas! Quienes han abrevado en las fuentes franquistas o para-franquistas tienen respecto a tales años una imagen fija: tiempos de desórdenes, violencia, asesinatos y amenazas comunistas o (ahora, para los más “entendidos”, socialisas). En todo caso, la antesala de la guerra civil. Siempre han ignorado a quienes la quisieron y por qué la iniciaron.

Para un historiador emperrado en construir un relato fundamentado empíricamente la continuada existencia de la anterior imagen es de lo más anormal, por no decir anómala. Sobre los cinco primeros años de la República se han escrito, según estimaciones de González Calleja, más de cinco mil libros, sin contar innumerables artículos. No parece que, en la historia de España, pueda fácilmente encontrarse un período tan corto que haya generado tantísima literatura. Leerla implica una inversión en tiempo y en paciencia que muy pocos tienen y, me atrevo a señalar, casi nadie que no sea historiador profesional. En el plano macrohistórico, que es más o menos en el que servidor se mueve, el número desciendo algo pero la literatura es, insisto, inabarcable.

Pues, bien, en el libro que hasta ahora he comentado en estos posts se han dedicado cuatro capítulos a los años republicanos y dos introductorios a visiones generales de la historia de la Rública, la guerra civil y ciertos ámbitos del franquismo, en la medida en que abordan visiones deformantes y deformadas de los períodos en cuestión.

De la mano de las reflexiones al cumplirse los cincuenta años de la aparición del libro de Edward Malefakis sobre los orígenes agrarios de la guerra civil se ha incorporado la interpretación que sobre las polémicas a que dio origen despierta hoy a uno de los grandes conocedores de la historia agraria española, el profesor Ricardo Robledo. Lo recomiendo de manera muy encarecida a los lectores. En primer lugar, porque fui amigo de Malefakis, un personaje fuera de lo común. Lo conocí en Madrid y me vi frecuentemente con él y con su esposa en mis años de Nueva York. El era asesor del Spanish Council, una institución norteamericana y financiada esencialmente por norteamericanos. Coincidimos con el rector o exrector de la New York University que había escrito sobre el anarquismo en España. Edward, por su parte, había montado un restaurante griego en el Upper West Side  y gracias a él mi mujer y servidor nos aficionamos a la gastronomía del país de origen de sus padres. Robledo ha pasado revista a las tesis de Malefakis teniendo en cuenta los avances en el conocimiento que sobre la reforma agraria republicana se han ido adquiriendo tras su aparición. El mejor elogio que puede hacerse, creo, a un historiador es diseccionar sus argumentos y ver cómo subsisten, o han de modificarse, con el paso del tiempo y la mejor disponibilidad de fuentes que él no pudo tener en cuenta. Muchas de las tesis de Malefakis han resistido. Otras, no. Pero el tema sigue siendo importante porque en los últimos años me da la impresión de que se ha desdibujado una de las características de la guerra civil. Desde el punto de vista de la lucha por la propiedad y cultivo de la tierra personalmente sigo creyendo que se trató de una guerra de clases. Este concepto hoy, para algunos, suena mal. Ha sido desdibujado en favor de interpretaciones «culturales”. Robledo argumenta que, en todo caso, sería paradójico responsabilizar del estallido de la guerra civil a una reforma que defraudó las expectativas del campesinado y se inclina por no sobreponderar la importancia de la desigualdad en la propiedad de la tierra si ello implica olvidar las variables ligadas a la conspiración, la provocación y el caos inducido por quienes deseaban derribar a la República.

De aquí se pasa al profesor Eduardo González Calleja, uno de los autores que más han contribuido a despejar lo que hay detrás de las interpretaciones catastrofistas que siguen teniendo curso (léanse las recientes declaraciones, por ejemplo, en EL PAÍS, del eminente especialista de la historia española de nuestro siglo que es el presidente de la Fundación Nacional Francisco Franco y exgeneral de brigada de Infantería de Marina). González Calleja, con una serie de obras a sus espaldas que hacen autoridad sobre el orden público en la Monarquía alfonsina declinante, en los años republicanos y en la guerra civil, ha indagado como pocos en lo que hoy sigue presentándose como el “mal” ínsito republicano: su incapacidad de prevenir, cuando no de controlar, una situación de desorden, vulgo de anarquía, que hizo millares de víctimas y cuya responsabilidad esencialmente se hace recaer sobre las izquierdas. Y, claro, para cortar a rajatabla tal situación solo hubo una solución: que la parte más patriótica, más “española”, de las fuerzas armadas se levantara como un solo hombre para cortar de raiz los desmanes que llevaban a la destrucción de la PATRIA. (Añadamos que también para cortar las derivas moscovitas, como se decía en los “tranquilos tiempos” del franquismo. Hoy los culpables esenciales eran, ¡cómo no!, los socialistas. Ahí están los genios de la investigación histórica agrupados en torno a VOX). Su texto cobra relevancia inusitada en estos tiempos en que los ediles madrileños se han convertido en historiadores de la mano del partido de la más rancia ultraderecha franquista.

El profesor Francisco Alía Miranda hace un resumen sobre lo que los historiadores hemos aprendido y escrito  a lo largo de los últimos años sobre los éxitos y fracasos de la conspiración que llevó al 18 de julio, sobre la que ha escrito un libro notable. No hay que olvidar que el golpe de Estado fue, esencialmente, obra de los militares, como no podía ser de otra manera, aunque nadie discute que tuvo una componente civil, que se acentúa más o menos según los autores. Alía pasa revista a lo que han escrito en tiempos recientes – entre 2006 y 2019- catorce nombres, incluido servidor, y aporta dos cuadros (págs. 148 y 149) en los que los autores que comenta se clasifican por las referencias efectuadas a otros. Es un enfoque necesario. La historiografía de la preparación del golpe ha sufrido en los últimos años una cierta crispación. A medida que las patrañas explicativas de los sublevados han ido deshaciéndose, tengo la impresión de que autores consagrados (Stanley G. Payne) o advenedizos (Miguel Platón) han ido tirado por los aires su pretensión “de contar las cosas como fueron” y  recurrido a dos trucos habituales. En ocasiones sin el menor esfuerzo de buscar nueva documentación sino simplemente haciendo libros de libros que es siempre, más o menos, el mismo libro (caso del primero). En otras (caso del segundo) forzando hasta límites inverosímiles, una documentación magra y trucada, sin el menor análisis crítico pero con el intento de subrayar las perspectivas que más convienen al supuesto protagonismo de Franco. En cualquier caso, orillando o desconociendo el significado de las investigaciones que no concuerdan con sus preconcepciones.

En ese apartado servidor ha resumido la tesis que he venido defendiendo y demostrando documentalmente hasta lo posible en el momento en que escribí: es un error mayúsculo despreciar o minusvalorar el papel de la conspiración monárquico/carlista, pero en especial la de los monárquicos alfonsinos (de los carlistas ya se ha ocupado una extensa bibliografía de carácter hagiográfico). Ha sido otro error fundamental no seguir el curso de la conspiración dirigida por José Calvo Sotelo, Antonio Goicoechea y Pedro Sáinz Rodríguez. Si no se da credibilidad a mis argumentos (Payne, Salas Larrazábal, Muñoz Bolaños) la respuesta consistiría en demostrar que me he basado en falsos documentos o que los he distorsionado. Ninguno lo ha hecho. Lo han tenido difícil y me atrevo a asegurar que lo tendrán aún más el año que viene.

He dejado para el final las dos contribuciones que abren el libro que comento.  Hemos elegido como primer capítulo la contribución de la profesora Matilde Eiroa que viene dedicándose desde hace años al estudio de las distorsiones historiográficas en el espacio cibernético. Evidentemente, la capacidad de propagar los resultados de investigaciones que antaño debía hacerse por medio de libros y artículos científicos o divulgatorios ha pasado a un segundo, si no décimo octavo, lugar ante los avances en materia de comunicación vía las redes sociales. Los historiadores ya no somos los protagonistas del estudio del pasado con arreglo a una metodología exigente. Hoy cualquier hijo de vecino puede verter sus estupideces en Twitter, Facebook, Instagram o similares y hacerlas pasar como “historia”. Esto plantea problemas a los historiadores y demuestra que el “combate por la Historia” no ha perdido nada de su importancia. Por último la contribución del profesor Alberto Reig Tapia se centra en la “guerra de palabras” que subsiste en algunos temas que siguen siendo repulsivos para los sectores de la sociedad española, y sus soportes mediáticos, que continúan desgañitándose sobre los horrores de la represión republicana (no querida, sino sobrevenida tras el medio fracaso y medio triunfo del golpe de Estado y la desarticulación de la autoridad gubernamental sustituída por una proliferación de autoridades locales). En contrapartida, no dejan de aguar en lo posible  las características de la represión calculada y premeditada de los conspiradores y que, como tantos autores han puesto de manifiesto, inauguró un tiempo de genocidios.

Si este libro contribuye a echar luz sobre un pasado que muchos no cesan en presentar de mala manera todos los que en él hemos colaborado nos daremos con un canto en los dientes y, sobre todo, ahora. Si hago propaganda de él puedo asegurar a los lectores que no es por interés crematístico. No creo que ninguno de los más de veinte coautores cobremos un euro. Lo hacemos por amor a la HISTORIA, que la semana pasada ha pisoteado el Ayuntamiento de la capital de España.