UNA PUGNA CONTRA LA DISTORSIÓN: INVESTIGANDO EL PASADO (IX)

8 junio, 2021 at 8:30 am

Ángel Viñas

Es comprensible de todo punto que haya lectores e incluso historiadores que se revuelvan enojados contra alguna tesis tan opuesta a lo que hasta ahora se ha escrito sobre los antecedentes de la guerra civil y sus condiciones necesarias y suficientes. Para muchos ya fue demasiado que unos amigos y compañeros, por desgracia fallecidos a causa del coronavirus, y servidor hubiéramos atribuido a Franco el asesinato de uno de sus colegas de uniforme antes  del golpe. Ahora resulta que el estallido del 17/18 de julio no había surgido de los corazones de militares entregados a la noble tarea de salvar España de los terrores del comunismo, sino que había sido engrasado con dinero y armas fascistas. Probablemente tendrá que pasar algún tiempo antes de que ambas cosas entren en la literatura. Hace poco, Don Andrés Trapiello y el profesor Stanley G. Payne, entre otros, han insistido en la tesis de que la “culpa” de la guerra civil la tenían los socialistas de Largo Caballero (como chivos expiatorios una vez que la leyenda del PCE es difícilmente sostenible, salvo quizá para VOX y sus muchachos/muchachas).

Lo que antecede no quiere decir que servidor haya pretendido escribir historia definitiva, a la manera de un Ricardo de la Cierva cualquiera. Esa idea es un simple figmento de la imaginación porque el pasado no existe y lo que solo existen son “representaciones” del mismo. Esas “representaciones” deben someterse al contraste con evidencias empíricas. En todos, o casi todos, mis libros me he pronunciado en favor de la búsqueda de nueva EPRE. Ahora, voy a recapitular la parte de esta serie de posts para abordar el tema, siempre fundamental, del ¿qué nos falta? Lo hago para que no se me acuse de creer que soy el único poseedor de la VERDAD, cuando es sabido que este plano inmarcesible es hollado únicamente por el Señor. También aspiro, con esta serie de posts, a inducir a los eventuales lectores a pensar un pelín en el método de trabajo de un historiador empírico, porque más adelante veremos que si bien hay gente que pretende serlo no lo es en absoluto.

En mi modesta opinión, un juicio más apoyado sobre las razones por las cuales la República no paró el golpe de Estado, del que los Gobiernos de la primavera de 1936 estaban más o menos informados, debería profundizar, cuando menos, en los siguientes extremos

  1. La documentación que los dispositivos de seguridad del Estado hubieran transmitido al Gobierno en dicho período de tiempo. Es decir, en primer lugar la generada por la Sección Servicio Especial (SSE) en el EMC y la recogida de los informes del SE procedentes de las guarniciones. En segundo lugar, la obtenida por la OIE y la DGS en el Ministerio de la Gobernación.
  2. En teoría, los organismos en cuestión hubieran debido elevar la documentación a los responsables tanto en Guerra (general Masquelet, Casares Quiroga) como en Gobernación (Salvador, Casares, Moles) y en Presidencia (Alcalá-Zamora, Azaña). Si no se elevó, ¿tampoco se solicitó desde las solitarias alturas del Mando político, policial y de seguridad?
  3. ¿Se siguieron, y cómo, las andanzas de los generales Franco, Goded y Cabanellas tras su intento de golpe blando al filo de las elecciones de febrero de 1936? ¿Cómo se indagó retrospectivamente acerca de las circunstancias en las cuales desde el Ministerio de la Guerra se había ordenado la declaración, pura y simple, del estado de guerra el mismo día de las elecciones de febrero de 1936?
  4.  ¿Dónde está la documentación de que se incautó la policía al filo del nonato golpe de Estado de 20 de abril de 1936? ¿Dónde la recopilada por el EMC o el gabinete del ministro de la Guerra en relación con el intento de intimidación del presidente de la República por parte de algunos generales y jefes y que dio origen a una ridícula puntualización en la prensa de la época? ¿Dijo algo Don Niceto Alcalá-Zamora a los servicios competentes?
  5. ¿Qué incitó al Gobierno a ordenar tres visitas de información sobre las andanzas del general Mola? ¿En qué se basó? ¿De qué noticias disponía el Servicio Especial de la División Orgánica correspondiente? ¿Qué habría dicho la rama del mismo en Pamplona acerca de los movimientos subversivos de la guarnición? ¿Adónde fueron a parar tales informaciones?
  6. ¿Qué pasó con las transcripciones de las escuchas que, según se afirma habitualmente, se organizaron para interceptar las comunicaciones de los conspiradores?
  7. ¿Dónde están las comunicaciones que los Ministerios de la Gobernación y de la Guerra solían hacer al presidente de la República?
  8. ¿Dónde han quedado los papeles de los gabinetes del ministro de la Guerra y presidente del Consejo, Santiago Casares Quiroga, y de los ministros de la Gobernación? ¿Cuál fue la circulación de la documentación emanada del Negociado de Control de Nóminas del Ministerio de la Guerra, ubicado en la DGS?
  9. ¿Cuál fue el paradero de la lista que se elaboró de militares poco fiables y que el presidente del Gobierno Juan Negrín remitió al de la República, Manuel Azaña, durante la guerra civil?
  10. ¿Por qué, al parecer, se cortó la paga del agente de la DGS en servicio en Roma en este período?

Naturalmente estos desiderata, que no son excluyentes, pueden parecer exagerados. Sin embargo, debemos partir de una premisa: la organización del Estado republicano, en 1936, no era la que correspondía a una tribu africana (el símil se lo debo a Herbert R. Southworth). Para otros  períodos, antes y después, se ha conservado abundante información. A veces el historiador se pregunta si los militares, en la guerra, tenían tiempo de dar batallas, porque la documentación que iban generando es tan abundante que tenía que absorber mucho tiempo y, sobre todo, muchos recursos de personal siempre escasos.

Admito que una gran parte de la documentación republicana se quemó o desapareció en el curso de las hostilidades, pero no es menos cierto que en lo que se refiere a algunos Departamentos (el Ministerio de Estado, sin ir más lejos) lo que sobrevivió daría para un número apreciable de artículos o incluso de tesis doctorales. Las catas realizadas hasta la fecha en los archivos del Ministerio de la Gobernación ofrecen, en ocasiones, chispazos muy sugestivos. Pero, como ocurre en otros casos foráneos (Francia, Italia, Reino Unido) la riqueza del detalle puede oscurecer el fondo. Son necesarias investigaciones más focalizadas en los momentos culminantes. ¿Podemos pensar que no quedó absolutamente nada con ellos relacionado?

Personalmente he hecho hincapié en el seguimiento de la UME en lo que he denominado operación MANRIQUE (las actividades de un espía de la OIE en la cúpula de la organización conspiradora), pero no conocemos mucho sobre sus antecedentes, sobre su valoración en la DGS y sobre su recepción por parte de las autoridades del Ministerio de la Guerra en la época: a saber, el ministro Gil Robles, tan alabado, tan profranquista primero y tan antifranquista después, y el jefe del EMC, el elevado a la gloria de la historia general Franco. En cualquier caso es sorprendente que tan ilustres figuras (mucho más el segundo, elevado a la gloria de los inmarcesibles, que el primero) no dijeran prácticamente nada al respecto en sus por un lado sesgadísimas memorias o por el segundo en sus apuntes de medio pelo y para andar por casa.

De lo que Francisco Mata, el agente de policía incrustado en la embajada en París, dijera sobre la evolución de la primavera de 1936 tampoco sabemos nada. ¿Se calló como un muerto? Conocemos que continuó prestando servicio durante la guerra civil, pero ¿fue fiel al gobierno republicano?

Es decir, queda tela marinera por investigar. Cuando se hayan descubierto más papeles, ¿cuál será el destino de las aportaciones hasta ahora realizadas?

Teóricamente hay tres posibilidades: invalidarlas, corregirlas o confirmarlas. Lo primero me parece difícil (aunque no imposible, pues como es sobradamente sabido en la vida no hay nada que tenga tal cualidad, salvo que la parca termina visitando a todos los humanos y que para estos evitar pagar impuestos es cada día más difícil, aunque no imposible como lo demuestra la tibia recaudación fiscal en la inolvidable España de Franco). Lo tercero también me da la impresión de que es complicado porque cuando tropecientos documentos apuntan en una misma dirección la posibilidad de que surja alguna absolutamente contraria se me hace difícil. Personalmente optaría por la segunda posibilidad. Y ese es, precisamente, una de las direcciones en que conviene orientar los trabajos del investigador.

Llegará un momento en que el corazoncito de la sociedad española ya no lata al ritmo de los sobresaltos que todavía suscita la ruptura de los mitos de la “historietografía” pro o metafranquista en algunos partidos políticos, en ciertos medios de comunicación y en los frentes aún encrespados de las batallitas culturales e identitarias. Para llegar a tal extremo son necesarias tres condiciones: el paso del tiempo, la apertura de archivos y el sosiego de los espíritus. Por el momento, quien esto escribe se niega a aceptar la tesis de la que ya advirtiera Vázquez Montalbán sobre lo que en el futuro podría decir una enciclopedia sobre el general Franco y su régimen.  

Mientras tanto es de lamentar que uno de los eslóganes de la campaña electoral protagonizada por la renovada Excma. Sra. Presidenta de la Comunidad de Madrid focalizado en la supuesta contraposición entre “comunismo” y “libertad” haya tenido tal recorrido. La construcción de un determinado relato, manipulado, se ha impuesto al que poco a poco vamos creando los historiadores. No debería ser la norma.

En el próximo post abordaré el resumen de esta serie con un par de reflexiones sobre cómo he logrado llegar a mi idea personal acerca del trabajo de historiador. A lo mejor los lectores respiran aliviados, pero quería decir un par de cosas y ahora es el momento de hacerlo. Después vendrá la contrastación, empírica desde luego, con el hoy por hoy último título que contiene las últimas “paridas” del último autoproclamado historiador militar español. Nos reiremos.

(continuará)

UNA PUGNA CONTRA LA DISTORSIÓN: INVESTIGANDO EL PASADO (VIII)

1 junio, 2021 at 8:30 am

Ángel Viñas

Por muy gánster que fuese Mussolini -y lo demostró en grado sumo, tanto en la preparación de la conquista Etiopía como en España- era evidente que el envío de aviones de bombardeo modernos no podía hacerse ANTES de que estallara en esta última el golpe prometido. ¿Cómo se justificaría su llegada a los sublevados, fuese en algún aeródromo en las costas del Mediterráneo o en África? Incluso el Dragon Rapide hubo de disfrazar su vuelo. Ahora bien, DESPUÉS de que se iniciara la sublevación ya fue otra cosa. Los relatos de Arrarás y Bolín sirvieron para velar la realidad con decenas de distorsiones. Se encontró un subterfugio cómodo: los franceses habían empezado a ayudar a la República.

Que todavía se mantenga esta superchería es notable. Los Documenti Diplomatici Italiani, que cualquier hijo de vecino puede consultar on line, lo desmienten. Lo que el embajador fascista en París, Vittorio Cerruti,  afirmó, con razón, era que había rumores de que un ministro del Gobierno de París y el presidente Blum estaban considerando la ayuda. Se lo pongo fácil a quienes duden: que acudan,  en la p. 413 de mi último libro, a la referencia a los documentos números 589, 598 y 601 del 22 y 23 de julio. Algún “entendido” aludió incluso al cargamento de un barco en Marsella, el Ciudad de Tarragona. Se basó en otro telegrama de Cerruti, que lo enunciaba como posibilidad. Nadie de entre tales opinantes se ha paseado, a lo que parece, por los archivos franceses, empezando por el mejor acuñador de tal falacia, un general de División en el Ejército del Aire desgraciadamente ya fallecido.   

¿Cómo salir del atolladero? Para aclarar las dudas ningún historiador español (salvo uno), ni francés, ni alemán, ni italiano, ni inglés, ni norteamericano ni australiano ni canadiense, etc se ha molestado, que yo sepa, en darse un paseo por el Château de Vincennes, donde se guardan los fondos del equivalente francés del SHM. Servidor ya lo había hecho muchos años antes de 2020. A ellos volví. De los doce bombarderos Savoia Marchetti objeto del primer contrato uno se había hundido en aguas del Mediterráneo, otro se había estrellado junto a lo que entonces era un villorrio miserable y un tercero había planeado suavemente para posarse en las inmensas playas norteñas. Casi llegando a Nador. Les había faltado gasolina para  aterrizar en destino.  De haber volado de otra manera, pensaron los franceses, hubieran alcanzado su objetivo, como lo habían logrado los nueve aviones restantes.

Naturalmente, ya que sobre mi no ha descendido descendido jamás la blanca paloma, ni por asomo se me ocurrió obviar que en un libro de Jaime Martínez Parrilla, publicado para mayor INRI por el Ministerio del Ejército en 1987 (!!!!) (ha llovido algo desde entonces), se había hecho una referencia a la documentación francesa respecto a aquel incidente.

Evidentemente Martínez Parrilla no tenía entonces ni idea de los contratos del 1º de julio, pero la historiografía avanza con EPRE y con sucesivas reinterpretaciones de la anterior a la luz de otra posterior. No siguiendo los procedimientos metodológicos y heurísticos del alabado profesor Payne. En mi último libro he dedicado más de 20 páginas (de la 395 a la 416) a encuadrar el incidente del aterrizaje forzoso en el marco del acto de gansterismo fascista, de la política de Mussolini y de las reticencias francesas.

Los militares, gendarmes y políticos del país vecino no eran idiotas. Las declaraciones de los pilotos y tripulantes no fallecidos no se las creyeron en lo más mínimo. Los aviones eran de guerra, iban armados, tenían portabombas … y sus colores y signos de nacionalidad habían sido eliminados. De forma chapucera, todo hay que decirlo. Además, contaban con la documentación de bordo. Tampoco se habían dejado en tierra las pertenencias personales de algunos de los “viajeros de negocios” que volaban hacia Melilla. Se conservan los resúmenes de los interrogatorios y los resultados de la exploración de los dos bombarderos no desaparecidos en las cálidas aguas mediterráneas.

Ahora bien, quizá recordarán los amables lectores que en ¿Quién quiso la guerra civil? servidor había anotado, como he indicado en un post precedente, el nombre de los pilotos. Uno de ellos, que pereció, se llamaba Baldi. Era un oficial en activo de la Regia Aeronautica, las fuerzas aéreas fascistas. ¿Qué dijo uno de los supervivientes del forzoso aterrizaje en Saidía, amablemente interrogado por los franceses? Se trató del que llevaba documentación a nombre de Furio Giliberti, de profesión periodista, en una ciudad (Rovigo) del Véneto, cuando le tocó cantar la palinodia ante un, suponemos, experimentado comisario de policía. El amigo Giliberti declaró lo siguiente: a) que lo había reclutado a principios de julio un piloto de la empresa Savoia-Marchetti (sic); y b) que tal piloto le había pedido que, a su vez, tratase de reclutar a otro más para realizar una expedición al extranjero. Desgraciadamente a Giliberti no le dio explicaciones adicionales. Lógico. En un Estado policial fascista se viajaba fuera de Italia como la cosa más natural del mundo.

Sin embargo el apellidado Giliberti “se pasó”, probablemente para hacerse simpático a su interrogador y, como dicen que suele ocurrir en tales casos, dio más detalles. Nadie, que se desprenda de la documentación recogida por los franceses, le obligó a ello. Así informó del nombre del piloto de la empresa (que no tenía como nombre el de Savoia-Marchetti sino el de Società Idrovolante Alta Italia, según reconoció más tarde Ciano ante el embajador de Francia). El comisario en cuestión, puntilloso, lo  anotó. Se trató de un tal “Bardi” (al menos  así lo transcribió).

Pero ¿quién era “Bardi”? Los franceses no podían saberlo en Marruecos. Servidor sí lo supo al leerlo.  No era ni más ni menos que el apellido de un piloto en activo de las fuerzas aéreas fascistas (y no de la empresa) llamado Baldi.

¿Por qué considero importante este detalle que al amable lector puede parecerle absolutamente nimio? Por una razón muy simple.  Ttrabajando en 2018 en la documentación del archivo de la Aeronáutica en Roma descubrí los nombres de los pilotos y copilotos de aquella primera expedición. En mi libro de 2019 los había indicado. Entre ellos figuraba el mencionado Baldi. No hay que tener un elevado coeficiente intelectual para establecer la conexión entre los contratos, la SIAI, la Regia Aeronautica, Baldi, los preparativos antes del 18 de julio para poner en marcha la expedición (nueva documentación, camuflaje de medio pelo), el imprevisto accidente…. y desprender, sin heroicos esfuerzos mentales, la línea de continuación entre la firma de los contratos y que poco después la maquinaria bélica italiana se pusiera en marcha de cara a apoyar, vía el primero de ellos, el auténtico asalto a la República (no el que se achacó al pobre Alcalá-Zamora) de quienes llevaban meses y meses al frente de la conspiración. Lo que David Jorge había descubierto en los archivos de la SdN no fue un camelo. Respondía a una realidad.

Quedan huecos. Sabemos que quien preparó el operativo fue el subsecretario de Aeronáutica, el general Giuseppe Valle. El ministro del ramo, Benito Mussolini, no iba a  molestarse en descender a tales detalles. Que su “subse” obrara por cuenta propia sin informar al Duce es totalmente descartable. Que la SIAI, empresa vigilada por el Estado como todas las demás del sector, pudiera comprar a otros proveedores hidroaviones amén de cazas Fiat CR 32 así como así, sin que las autoridades se enteraran, es una hipótesis que podemos echar a la papelera. Desgraciadamente el general Valle no consideró oportuno legar a los archivos de la Aeronática italiana la colección de documentos que hubiera, tal vez, podido conservar. Les dejó, eso sí, un volumen impresionante de fotografías. Desgraciadamente, para nosotros poco significativas.

Cabe establecer, pues, una cadena de relación causal entre los contratos del 1º de julio, el comienzo de los preparativos, la aparición en el horizonte documental de un piloto en activo, el reclutamiento (en servicios especiales) de toda una serie de oficiales de la Regia Aeronautica, el paulatino desplazamiento de aviones tomados a diversas unidades de la misma desde los aeródromos del norte al que se encontraba más al sur de la isla de Cerdeña y, por consiguiente, también el más cercano a las costas de África…

En esa cadena falló el eslabón más débil. Con un poco más de gasolina, estimaron los franceses, los tres bombarderos hubiesen podido llegar a Melilla, donde se les esperaba ansiosamente.  No en vano, mientras se hacían los interrogatorios en el villorrio, en torno al aparato posado en las playas habían ocurrido dos significativos hechos. El primero que un cabo de la guardia civil había pasado la frontera, desarmado, con la sana intención de informarse acerca de las posibilidades de repostado. El segundo que una avioneta había sobrevolado el aparato y arrojado un paquete con uniformes del Tercio y un papelín en italiano para que dijeran que eran soldaditos de la guarnición de Nador. “Esperen a que les hagamos llegar dos bidones de gasolina… No se metan en la boca del lobo”.

Claro que quedan enigmas. Si subsiste alguna EPRE, habrá historiadores que avancen más. Establezco como puntos de partida los siguientes:

  • Ni Mussolini, ni nadie entre los dirigentes monárquicos o militares de la conspiración, pudo sospechar que Calvo Sotelo y Sanjurjo perecerían en el corto lapso de una semana, el 13 y el 20 de julio respectivamente.
  • Tampoco pudo sospecharlo Franco, dispuesto a dar el salto del tigre (es un decir, porque los tigres no vuelan) de Canarias a Marruecos desde, por lo menos, la mitad de junio si no, como sugerimos en un libro anterior, tres semanas antes.
  • Los italianos, en contra de lo que se ha dicho y repetido hasta la saciedad, no pensaban que con su intervención inicial vía 12 bombarderos darían una ayuda sustancial al golpe.
  • Los monárquicos les habían dado a entender, a través de Sainz Rodríguez, que lo que podía ocurrir era que se produjese un conflicto corto. Por eso se contrataron más aparatos.
  • Mussolini, en vías de aproximación al Tercer Reich, debió de creer que una intervención en España, limitada pero dotada con armamento modernísimo, podría rápidamente inclinar el fiel de la balanza del lado de los sublevados.

Y, como la fortuna suele sonreir a los audaces, ¿qué hicieron los franceses? En contra de los posibles, aunque no demostrados, temores mussolinianos, se inhibieron. Al tiempo que los militares y policías en Marruecos protocolizaban la fechoría fascista,  en París se optaba por sugerir la “no intervención”. Políticos educados en la tradición racionalista de las escuelas primarias, liceos y escuelas superiores de Francia no quisieron en modo alguno quedarse descolgados de la nanny británica. Si no se habían movido ante la remilitarización de Renania en el mes de marzo, ¿cómo correr el riesgo de enfrentarse con el Tercer Reich y la Italia fascista?

Desde antes del primer momento el destino de la República española quedó inserto en el campo de juego definido por las grandes y medianas potencias en la escena europa.  No ha terminado de reconstruirse del todo, pero en cualquier caso es imposible no pensar que la historiografía continuará separándose de las leyendas y mitos metafranquistas o parafranquistas. No parará el proceso de actualización de las “representaciones” que será menester llevar al ánimo, al conocimiento y a la conciencia de futuras generaciones de ciudadanos españoles. Y seguir clamando, mientras tanto, por la mayor disponibilidad de EPRE en archivos públicos y, sobre todo, privados. ¿Dónde están los de Alfonso XIII, Juan de Borbón, Orgaz, Mola y Franco como comienzos de una larga serie?Al menos en lo que se refiere a los dos primeros, la Corona debería dar, en mi humilde opinión, alguna respuesta. ¿O tiene miedo?

(continuará)