Franco, ejemplo de diplomacia y ‘savoir-faire’ internacional: ¿émulo para Vox? (I)

3 noviembre, 2020 at 8:30 am

ÁNGEL VIÑAS

El grotesco aprovechamiento del “oro de Moscú” por parte de la dictadura daría para muchos posts. Me temo que el glosarlo acabaría con la paciencia de muchos de los amables lectores. Este post aparece el mismo día de las elecciones presidenciales en Estados Unidos y, por supuesto, sin saber los resultados. Así que voy a dar un salto mortal en el trapecio sin red de protección y citaré un ejemplo del comportamiento de Franco con el famoso oro que anticipa el de Trump en algunos temas de política internacional para lidiar con los cuales bien se necesita un conocimiento mínimo. El que pongo ahora como ilustración se inspira en las profundas reflexiones de VOX sobre el posicionamiento de la España a la que aspira en el marco europeo y extraeuropeo. Me inclino, desde luego, ante el neologismo “iberoesfera” una invención que deja en mantillas a la Hispanidad e Hispanoamérica. Siempre hay imaginación para crear de la nada nuevos conceptos, aunque lo que representen estén más vacíos que una caja de bombones a la puerta de un colegio tras la salida de los alumnos.

En noviembre de 1956 el hijo del Dr. Juan Negrín entregó al cónsul general de España en París unos papeles que había conservado celosamente su padre relacionados con el “oro de Moscú”. Lo hizo, según todos los indicios, queriendo interpretar el deseo de este tal y como se lo había comunicado un gran amigo del fallecido. Se trataba de un exministro de Justicia en uno de los Gobiernos Negrin llamado Mariano Ansó. Muchos años después publicó una especie de autobiografía (“Yo fui ministro de Negrín”) cuyo título ha despertado la hilaridad de algunos de los avezados aguiluchos de las versiones de extrema derecha sobrela República y la guerra civil. Pocos han sido quienes las han impugnado. Servidor sí lo ha hecho y precisamente con el oro.

Para comprender la inmensa y sobrecogedora genialidad de Franco hay que tener en cuenta que partidarios de los sublevados agazapados en Madrid los mantuvieron bastante informados, casi desde el primer momento, de lo que pasaba con el oro. También conocieron los envíos a Francia y a la URSS. No se ignoró que la operación en Moscú estuvo centrada en la venta del metal amarillo. Incluso copias de algunas de las órdenes al efecto cayeron en manos del espionaje franquista. Los informantes fueron muchos, pero entre ellos destacan uno de los miembros del Consejo General del Banco de España, que se pasó con armas y bagajes, y otro que fue el director del Centro Oficial de Contratación de Moneda del mismo banco. Se llamaba Manuel Arburúa de la Miyar y posteriormente llegó a ser subsecretario y ministro de Comercio de Franco. Un hombre absolutamente clave en la política económica y comercial exterior del franquismo y, por cierto, muy inteligente.

Todo lo que Franco dijo del oro, y fue mucho, hasta 1956 hay que pasarlo por este tamiz de informaciones previas. Consciente del valor de la propaganda y de la desinformación que sus paladines habian aprendido de, entre otros, el maestro Goebbels, Franco se las apañó para desparramar la especie de que muchas de las exportaciones de oro de la URSS, sobre todo en la guerra fría, se habían hecho gracias al “oro español”. Como de esto no tenía ni la más mínima información fiable, hay que suponer que la dictadura se lo inventó, como se inventó tantas otras cosas a su mayor gloria y para el escarnio de sus adversarios.

Las cosas cambiaron en diciembre de 1956. A finales de año la muy gubernamental Oficina de Información Diplomática del MAE hizo público el inmortal mensaje que

“tras laboriosas gestiones realizadas en el extranjero a lo largo del año (…) ha sido recuperada la documentación original que resguarda el depósito de las reservas de oro del Banco de España, constituído en febrero de 1937. La familia del doctor Negrín y algunos españoles de su intimidad han colaborado eficazmente a esta recuperación. La documentación de referencia da al Gobierno español la base jurídica para pedir la devolución de ese depósito que alcanza, como es sabido, una cantidad muy elevada”

Como los pseudohistoriadores de VOX saben muy bien, para que una mentira tenga el efecto deseable tiene que contener algún grano de verdad. El problema para el historiador es siempre identificar lo verdadero y, seguidamente, lo falso. En este caso de toda falsedad.

¿Qué había de verdadero en el cuento de la lechera anterior? Lo único fueron los puntos siguientes:  las gestiones (no se indicó de qué naturaleza); la recuperación de la documentación original (no se indicó en qué consistía) y la referencia a la familia. Para despistar se insinuó que el número de españoles de la intimidad de Negrín fueron varios (es decir, al menos, dos). Y nada más. Todo lo demás consistió en disparar con fuego de artificio. Precisemos.

Sobre las gestiones: fueron la ocupación del eminente abogado del Estado Antonio Melchor de las Heras, que llevaba asesorando al MAE en las tareas de recuperación de activos españoles en el exterior. A veces se le identifica como “asesor jurídico” del MAE, pero solo lo fue, que sepamos, en el sentido indicado. En ningún momento, Melchor de las Heras (que debía estar al tanto de un montón de trapos sucios) fue el Asesor Jurídico o, para ser más exactos, jefe o miembro de la Asesoría Jurídica Internacional del Ministerio.

Sobre la naturaleza de las gestiones: consistieron en camelar por todos los medios posibles e imposibles a una (solo una) persona amiga de Negrín. Con sus altos y con sus bajos. Aprovechando que Negrín había empezado a escribir unas memorias de las que se han conservado dos capítulos (uno referido al envío del oro a Moscú y otro al asesinato de Andreu Nin por la NKVD soviética en junio de 1937).  El español “de la intimidad de Negrín” fue, como lo consignó en sus propias memorias, Mariano Ansó.

La fecha de constitución del depósito: no hubo error. Fue a principios de febrero de 1937. Exactamente el día 5. Servidor la dio a conocer, con el correspondiente análisis técnico-económico y financiero así como su evolución ulterior, en un libro publicado en 1976, pero ya antes había aparecido en alguna obra a la mayor gloria de Franco y, naturalmente, desfigurada por completo.

De esta noticia de la OID, aparentemente nada ambigua, hizo un gran alboroto la sumisa prensa española del momento, sometida a una censura estrictamente de guerra y manipulada desde el Ministerio de (Des)información y Turismo. Este alboroto lo recogió la prensa internacional que se apresuró a hacer sesudos  – y totalmente inexactos- comentarios. Los diplomáticos en puesto en España echaron su cuarto a espadas de cara a sus respectivas capitales y, como es su oficio, añadieron sus correspondientes observaciones que, por lo que sabemos, no dieron en el clavo.

Todo ello echó leña, rociada con gasolina, al fuego de las desavenencias entre los líderes del exilio republicano, probablemente uno de los objetivos que Franco, “el pillín”, tenía en mente desde el principio. Sobre Negrín recayeron los más negros y duros dicterios, que los embajadores españoles en el exterior repercutieron en sus despachos y telegramas al MAE. Habría que escribir algo con cierta extensión (servidor solo lo hizo para algunos casos) sobre el aluvión informativo que descendió sobre el Palacio de Santa Cruz.

Hay que reconocer que de los agravios contra el Negrín muerto se hizo también eco su antigo amigo y luego adversario que fue Indalecio Prieto que, entre paréntesis, estaba perfectamente enterado de lo que había ocurrido con el oro durante la guerra. Para Franco y su máquina de bien engrasada maquinaria de propaganda contra una opinión pública ayuna de conocimientos  miel sobre hojuelas. Una de las noticias más significativas la dio el, como siempre, bien dispuesto ABC. Este diario publicó el 13 de enero de 1937 un artículo de Manuel Martínez Feduchy, embajador del Gobierno republicano en el exilio, aparecido en El Universal de la capital azteca. Representativo, pero no suficiente.

Con otras ínfulas, el panfletario policía, y supuesto historiador, Eduardo Comín Colomer (todavía hay algunos despistados que lo citan como fuente) aprovechó para no dejar la mínima huella del menor rasgo que pudiera considerarse como algo tendencial a lo ligeramente positivo de la figura de Negrín. No puedo resistirme, teniendo a VOX en la mente, a reproducir algunas de sus lindezas:

“Fueron tan grandes sus errores y de tal magnitud sus desaciertos que, cuando en el transcurso de los años la Historia dé su veredicto, juzgando ponderadamente la actuación, los resultados le serán contrarios reconociendo, en cuanto a carácter, una egolatría personal que llevada a sus últimas consecuencias nada apreciable arrojó en los que por él fueron gobernados en la zona roja, y por lo que se refiere a su obra política, el fiel servicio al comunismo constituyó toda su orientación”.

Aprovecho la ocasión, que suele pintarse calva, para expresar aquí a la editorial que ha republicado la inmarcesible obra del policía en cuestión  -ya lo he hecho en otro lugar- mi personal agradecimiento por su admirable gesto de poner al alcance de todos los interesados esta maloliente basura que respondió al título de La República en el exilio, 1937-1957 y que había aparecido en la no menos connotada editorial AHR barcelonesa, tan famosa en aquellos inolvidables años cincuenta.

(continuará)

Lo que ya decía Franco sobre «El oro de Moscú» (III) – Una información para Vox y sus terminales mediáticas

27 octubre, 2020 at 8:30 am

Ángel Viñas

Es axiomático que una copia no vale, por lo común, tanto como el original. Este principio encuentra plena validez en las pálidas estulticias que ha desparramado por las redes el nuevo partido que quiere ir el primero en la cabalgata de la SUPER derecha española, dejando detrás y arrinconado al inolvidable notario Blas Piñar. Hoy he dedicado mi tiempo en ver en el ordenador la segunda parte del debate de investidura. Ciertamente, lo ha dejado atrás. Lo que no sé es  por qué VOX se fijó el mes pasado en el traslado a Cartagena del famoso oro del Banco de España, como si se hubiera tratado de un latrocinio ya no del Gobierno de la para él execrable República sino del PSOE.  Es posible que aprendieran del general Franco. Aquí me limitaré a exponer unas cuantas de las muy numerosas declaraciones del invicto Caudillo a lo largo de la guerra civil y de la postguerra.

SEJE hizo del “oro de Moscú” un arma muy poderosa en términos de propaganda y de lavado de cerebros para explicar unas cuantas ideas primarias: la más importante fue que los republicanos fueron unos ladrones; la segunda, que el “robo” del oro había privado a su España  de los recursos que necesitaba para promover el desarrollo económico de “su” país; la tercera, que, a pesar de todos los obstáculos que los malvados socialistas y comunistas habían interpuesto, él había derrotado tan ignominiosos propósitos con la fuerza de su acrisolada voluntad. Ergo, los españoles todos, pero en particular la derecha, deberían estarle eternamente agradecidos. (En este breve resumen confío no traicionar su pensamiento). Para ello dejó por el camino algunas perlas que brindo a los amables lectores, pero también a los genios publicísticos que idearon la campaña de VOX para que, si pueden, la completen y continúen repercutiéndola. Aniversarios no faltarán.

Franco empezó su matraca ya durante la guerra. Así, por ejemplo, en junio de 1937 proclamó:

“Al ver que aquí, en el solar de origen, se destruía todo lo que fundaron con esfuerzo nuestros mayores y con la material destrucción de las ciudades la ley civil quedaba hollada por los suelos, y todo era desorden y anarquía, el ejército español, sacando heroicos arrestos, desnudó su espada, y ya antes de que concluya esta guerra, al apurar las últimas etapas del triunfo, hemos plantado el árbol de la justicia para el pueblo; para un pueblo que, pese a las costosas necesidades bélicas, sin el oro robado y dilapidado por el enemigo, tiene abundancia de pan y exactitud de justicia, porque el Estado en armas vela por él”

No cabe duda de que la tortuosa dicción es del propio general. Que el pan abundara en la zona franquista no era de extrañar, dado que desde el primer momento las grandes extensiones cerealícolas habian caído bajo el yugo de los sublevados, que inmediatamente hicieron sentir su mortal abrazo sobre una población cautiva. Obsérvese la referencia al pan y a la justicia, uno de los lemas de la inolvidable Falange prostrada ante Franco. Era muy oportuna ya que el discursito que la contiene estuvo dirigido a las huestes falangistas en Argentina.

En unas declaraciones del mes siguiente al enviado especial de United Press, Franco le contó su versión favorita de la fábula de la lechera:

“ Lo mismo desde el punto de vista económico que desde el militar, España se basta a sí misma para continuar la guerra con sus recursos (…) Los billetes nuevos se hallan garantizados por el oro recogido por suscripción, que cada día se amontona en las cajas de los bancos (….) y por el oro rojo que, a no dudarlo, será repatriado en breve”.

¿Ayuda nazi? ¿Ayuda fascista? ¿Ayuda de bancos y empresas anglo-norteamericanos? Rien de rien. He subrayado lo de la repatriación, dado que se convertiría en una de las fábulas de la dictadura.  Franco estaba perfectamente enterado de que el oro se había exportado al extranjero pero ya, en 1937, daba entender que los receptores, amablemente, se lo devolverían. Así fue pero se refería a otro oro: al remanente de un depósito hecho en 1931 por Indalecio Prieto en la sucursal del Banco de Francia en Mont-de-Marsan. Y ahora ha llegado VOX y ultrajado su recuerdo.

Eso sí, de puertas adentro, el mismo mes de julio, el invicto Caudillo declaró al siempre servicial ABC sevillano:

“Contamos con la propaganda de los representantes diplomáticos que han sido en Madrid testigos de los crímenes y atrocidades realizados por los que muchos llaman todavía gubernamentales. Lo malo es que nos conocen los gobiernos, pero no los países, porque los rojos han derramado a manos llenas el oro robado al Estado y a los particulares para hacer por toda Europa una intensa propaganda de infamias y calumnias contra nosotros”.

Claro, ¡cómo no! Mientras tanto la pobre España eterna, la suya, lampaba en la opinión pública extranjera. Ahora bien, si el oro se había derramado en propaganda a raudales, ¿de quién iba a recuperarse la calderilla?

Veamos ahora unas declaraciones de SEJE al corresponsal del incomensurable The Times londinense (en la época de su comprensión de las dictaduras fascistas) en junio de 1938:

“Los asaltos a los bancos, la violación oficial de las cajas fuertes, la incautación y el envío al extranjero del oro que encontraron en toda la nación, realizado todo ello contra la Constitución, las leyes del Estado y el Derecho natural, caracterizan la personalidad de los (…) rojos”

Aquí Franco se erigía en exigente defensor de la Constitución (¿de 1931?) -la anterior estaba ya un poco trasnochada) y de las leyes del Estado que él mismo y sus mesnadas estaban arrasando. Además de un derecho natural del que se constituyó en intrépido exégeta. Ahora bien, si el oro se había enviado al extranjero ¿cómo se recuperaría? Con una pequeña sonrisa en los labios, hemos de reconocer que alguno de tales desvaríos figura en el tipo de “información” cara a VOX.

Podría pensarse que lo que antecede era propaganda de guerra. Demos, pues, un salto de tigre hasta 1944. Ante el Consejo Nacional del Movimiento exclamó, entre amiguetes,

“La verdad española (sic) tiene que abrirse paso a duras penas entre la serie de calumnias e insidias desencadenadas por los rojos expatriados con el propio oro español robado de los depósitos del Estado y de los tesoros de la Iglesia y de los particulares. No en vano constituían la escoria de la nación y como tal tenían que comportarse”.

Encarezco a los amables lectores la expresión en negritas y en itálicas. Es la mejor definición que he encontrado hecha por Franco de sus vencidos enemigos, los malos, los malvados republicanos que merecían su desprecio más absoluto y la sangrienta represión que había emprendido contra los que no habían escapar a sus amantes garras.

¿Qué dijo SEJE en el discurso inaugural de la segunda etapa de sus sumisas Cortes, el 14 de mayo de 1946? Perlas inmortales de las que VOX podría extraer mucho provecho:

“Y el desgobierno de tantos años nos presentaba los problemas con caracteres de catástrofe. El despojo del oro y de las riquezas españolas por aquellos malvados que, tras saquear nuestras arcas, traicionaron a sus huestes, agravó la situación, disminuyendo las posibilidades adquisitivas de nuestra nación”.

Obsérvese el dardo mortal. Se habían escapado del alcance de su vengadora espada pero hay que suponer que Casado y Besteiro merecerían su elogio, aunque el primero se había dado el piro, por si las moscas. (El segundo había fallecido en la cárcel de Carmona).

El 19 de marzo de 1957 hizo unas declaraciones al corresponsal de The New York Times. Fueron palabras mayores.

“La situación que heredamos de una balanza de comercio exterior desfavorable, unida al despojo de nuestras reservas de oro transportadas a Rusia y a México, privó a España de los medios naturales de respaldar su moneda en el exterior, teniendo desde entonces que realizar sus compras en los mercados exteriores con divisas extranjeras”.

Estas declaraciones son muy importantes porque se produjeron en el año 1957. Veremos en el próximo post que se contradecían con la propaganda que, simultáneamente, declaraba que España estaba en condiciones de solicitar de Rusia la devolución del oro del Banco de España.  Quizá porque gracias a la divina providencia, el corazoncito de Don Juan Negrín se había ablandado de tal suerte que su hijo -debidamente engatusado-  había creído cumplir con una de sus últimas voluntades. Por ello había devuelto al Estado español el original del acta de constitución del depósito de oro en Moscú veinte años antes.

Por lo demás, después de otro tanto tiempo de estar en el machito, el victorioso e invencible general todavía no se había enterado de cómo había ido sorteando el comercio exterior español las consecuencias de la depresión económica internacional en los años republicanos (lo que no es de extrañar, ya que una parte de su tiempo se había dedicado a otras cosas) y después continuó haciéndolo en los años de la guerra mundial y posteriores. El había discutido mucho, según dijo, “con el glorioso Calvo Sotelo”, muy “influído por el mito del oro”, pero Franco creía que “la nación más rica [no es] la que más oro posea. La riqueza y la independencia de una nación dependen de las materias primas con que cuenta” (en declaraciones al “pelota” máximo de la época, Manuel Aznar, el 31 de diciembre de 1938). Por eso había permanecido impasible ante una política económica agresiva del Tercer Reich que desviaba materias primas  y alimentos desde una España hambrienta hacia una Alemania que armada hasta los dientes y dispuesta a salvar la civilización occidental (los judíos no formaban parte de ella) de la amenaza existencial que representaban los lobos de la estepa allá por tierras del Este europeo.

De tener en cuenta alguna de estas declaraciones (hay muchas más) los seudohistoriadores de VOX podrían esgrimir “argumentos” algo más sofisticados, y respaldados con mayor autoridad, que las lindezas que propagaron en el aniversario del comienzo del traslado del oro del Banco de España hacia los depósitos en los polvorines de La Algameca en el puerto de Cartagena.

En el próximo post veremos algo de lo que Franco no decía al público y de lo que VOX podría, quizá, aprender mucho más.

(continuará)  

Respondiendo a Vox sobre el mito del «Oro de Moscú»

29 septiembre, 2020 at 10:33 am

ÁNGEL VIÑAS

Este post interrumpe la serie que había comenzado a principios de este mes con la reanudación del curso académico y escolar, pero ya anuncié en el anterior que lo haría.

El 14 de septiembre de 1936 dio comienzo la evacuación de las reservas de oro y plata así como de billetes de curso legal de las cámaras acorazadas del Banco de España para su traslado a los polvorines de La Algameca en el puerto de Cartagena. De aquí la mayor parte del metal amarillo se transportó un mes más tarde en cuatro mercantes soviéticos a Odesa. Es la base del mítico “oro de Moscú”, una de las excusas, si no la más importante, que blandió la dictadura franquista para “explicar” la desastrosa situación de la que no salió la economía española durante los años cuarenta (añadió la segunda guerra mundial y, para colmo, el no menos mitificado “cerco internacional”).También sirvió para arrojar al más tenebroso pozo de la historia al régimen republicano y a sus dirigentes, primero y ante todo, a los comunistas y  socialistas. De los primeros ya no se habla mucho. De los segundos no se cesa.

En este año de desgracia pandémica VOX ha encontrado, por consiguiente, al principal “culpable”. Véase el twit que ha enviado a este blog un amable lector:

Si en el lapso de un día o dos ese twit se reprodujo 153.000 veces servidor no aspira a que unos cuantos posts que se ríe a carcajadas tengan tamaña difusión. Diré, en principio, que aducir que  milicianos socialistas, en plan de gánsteres armados de ametralladoras Thomson, hicieran un atraco al venerable establecimiento de la plaza de la Cibeles madrileña es un poco exagerado. Que se llevaran “más de 500 toneladas” no lo es menos.

También diré que, salvo por VOX y su aparato mediático, pocas son las voces que se han levantado para recordar y maldecir tal supuesta efemérides del 14 de septiembre. A mí ni se me había ocurrido pensar en la fecha, pero no puedo permanecer en silencio (“quien calla otorga”) ante la desfachatez de ese partido y de cierta prensa que se ha hecho eco de sus estupideces.

La realidad es muy diferente del supuesto “latrocinio”. La evacuación del oro respondió a una necesidad perentoria. Después de la caída de Irún y de Talavera de la Reina las tropas sublevadas habían conseguido dos cosas: la primera, cerrar la frontera con Francia; la segunda, acercarse peligrosamente a Madrid. Esto había ocurrido en poco más de mes y medio desde que estalló la planeada revuelta contra la República con, ¿debemos subrayarlo una vez más?, la ayuda de dos reconocidos  supergánsteres internacionales como fueron Mussolini (que ya venía ayudando a los conspiradores desde 1932) y de Hitler (que se decidió a la semana de producido el golpe).

La idea de poner a salvo las reservas había aflorado en el mes de agosto con los anarcosindicalistas como principales proponentes. Sus proyectos los rechazó el Gobierno Giral y la CNT/FAI no se atrevió, lógicamente, a hacerlo por su cuenta y riesgo.

Los historiadores de VOX no han dicho nada, que se sepa, acerca del “oro de París”. Tampoco lo dijo la dictadura que probablemente desean blanquear. Pero el hecho, que descubrió servidor en 1974/75 y publicó al año siguiente (el libro fue inmediatamente secuestrado), es que a los pocos días del golpe, el 21 de julio, el Gobierno Giral empezó a preparar la expedición y venta al Banco de Francia de pequeñas cantidades de oro para obtener divisas papel (francos, libras esterlinas, dólares norteamericanos). Se necesitaban para adquirir armamento en el extranjero. (Los sublevados no tuvieron problemas: fascistas y nazis, cogiditos de la mano, suministraron a crédito y los primeros aviones italianos contratados el 1º de julio de 1936 los pagó Juan March, siempre generoso).

Tampoco se les ha ocurrido a los propagandistas de VOX decir una palabra que los sublevados se enteraron inmediatamente de lo que pasaba con el mítico ORO. Hasta el despreciable general Cabanellas, jefecillo de la autodeclarada Junta de Defensa Nacional, puso el grito primero en el cielo escribiendo al gobernador del Banco central del país vecino el 3 de agosto oponiéndose de manera insolente a todas las operaciones que ordenara el Gobierno español (la JDN se consideraba ya como tal, aupada en hombros por el fervor popular, pero también por las bayonetas y un terror ciego). El 8 escribió también al ministro de Asuntos Exteriores francés (Yvan Delbos, antirepublicano de pro) y más tarde a través de la prensa francesa y por último ante el Banco de Pagos Internacionales de Basilea.

Para encontrar las cartas hay que leer, al menos, algún libro, pero si van al portal del BOE (que seguro conocen) y buscan en la serie histórica los boletines de la JDN el decreto de la misma de 14 de agosto comprobarán que los sublevados estaban bien enterados de lo que pasaba. Se declaró como “delito de traición el cometido con las exportaciones de oro del Banco de España”. Luego hubo otro del 25 que, prepotentemente, declaraba nulas las operaciones resultantes. A finales de setiembre, conocida ya la salida de Madrid, Cabanellas tuvo el tupé de apelar nada menos que a la Sociedad de Naciones. Al gobierno republicano (regalo esta perla a VOX para su futura propaganda) lo calificaba el general de la blanca barca como “el Soviet de Madrid” y cabeza de una “banda internacional”. ¿No es bonito? El lector ve que no es necesario acudir, de entrada, a Franco.

Naturalmente, ni en agosto ni en septiembre de 1936 ningún país civilizado, ayudara a la República o no, iba a considerar “legítima” a una banda de salteadores de uniforme que se arrogaban hablar en nombre del pueblo español, además de representantes de la Nación. Fascistas, nazis y salazaristas terminarían haciéndolo, pero todavía habría de pasar algún tiempo. No se les adelantaron ni siguieron muchos: solo un par de pequeñas repúblicas centroamericanas dirigidas, ¡cómo no!, por militares.

Pregunta a VOX: si los milicianos socialistas arramplaron con el 72 por ciento de las reservas metálicas del Banco de España, ¿adónde fue el 28 por ciento restante? ¿Lo rescató acaso el “Caudillo” a lo largo de sus cuarenta años de “magistratura”? ¿Se volatilizó en una atmósfera corrosiva que deshacía el metal amarillo como si fuera un disolvente venusiano? Misterio.

Pues no. No ocurrió nada de eso. Fue siempre una moda de los historiadores franquistas confundir al personal (quiero decir a sus lectores) la no recuperación del oro vendido al Banco de Francia con el oro remanente que quedó en el país vecino, a consecuencia de la devaluación del franco, del depósito que en sucursal del Banco emisor francés en Mont-de-Marsan la República hizo en 1931. Ese remanente pertenecía a España pero los tribunales franceses, siempre respetuosos con el honor de Marianne, hicieron todo lo posible por no retornarlo a los republicanos hasta que, ¡oh, milagro!, se reconoció a Franco en febrero de 1939 y poco más tarde se devolvió a este. Confundir churras con merinas es un artilugio muy querido de ciertos historiadores pero el oro de Mont-de-Marsan nunca fue el “oro de París”.

La salida del oro de Madrid fue una medida de prudencia. También salió de la capital el Gobierno republicano a principios de noviembre (algunos hablaron en la época de huida). Sin oro, no era posible mantener la resistencia. España apenas tenía divisas. Había acumulado oro amonedado (no como algunos autores norteamericanos o franceses dicen del tiempo de los aztecas) y sobre todo en lingotes y es cierto que, en términos de reservas metálicas, las españolas eran las cuartas del mundo (después de USA, Francia y Reino Unido, aunque excluyendo de la comparación las soviéticas). Así que el dilema era evidente (aunque tal vez no haya calado en los dirigentes de VOX): si caían en poder de los sublevados, adiós, bye-bye, a toda posibilidad de resistencia; si no caían, pero Madrid quedaba aislada o con comunicaciones cortadas, ¿cómo iban a utilizarse desde la Plaza de la Cibeles? Es muy verosímil que, de haber permanecido en la capital, Franco hubiese mostrado algo más de interés por tomarla a sangre fuego y no se hubiese demorado.

¿No saben los historiadores de dentro de VOX, si es que hay alguno, lo que hicieron varios países de cara al posterior conflicto europeo? Recordémoslo a ellos y también a los lectores. Por ejemplo, los franceses, que se suponía disponían del mejor ejército de la época (no era el caso del español),  empezaron en noviembre de 1939 (a los dos meses de estallar el conflicto) a enviar oro a Nueva York, Fort-de-France (capital de La Martinique) y Kayes (en la colonia que hoy es Mali). Los belgas enviaron las suyas a Francia (y cayeron en poder de los alemanes, ¡quelle douleur!, por lo cual les fueron restituidas después de la guerra gracias al oro depositado en Nueva York). Los expertos mencionarán otros ejemplos. Hay para toda una panoplia de gustos.

En definitiva, el Gobierno republicano fue prudente. Tuvo la autorización del presidente de la República merced a un decreto reservado (de la víspera) del presidente Azaña. En esto también se seguían precedentes. Las ventas de oro se legalizaron a posteriori, pero con la vista puesta en otras siguientes, por otro decreto de igual característica del 30 de agosto, es decir, bajo el Gobierno Giral. “En evitación de posibles alarmas en el interior y recelos en el exterior, interesa quede en suspenso su publicación hasta que el Gobierno lo considere oportuno”. Normal.

¿Piensan los propagandistas a sueldo de VOX que tales operaciones deberían haberse voceado por los mercadillos y pasado por las Cortes? Si es así serían un tanto ignorantes. Incluso el tan amado Caudillo se parapetó detrás de un artilugio fenomenal, su voluntad fue ley, trasunto aprovechado del Führerprinzip nazi para, entre otros resplandecientes actos, hacer legal sus apropiaciones de dineros que no le pertenecían ¿Han dicho algo al respecto? No me consta. Lo cual es sorprendente porque tal principio duró tanto como él en vida.

A mitad de septiembre las milicias socialistas (más comunistas, anarquistas, republicanas, etc) se dedicaban preferentemente a luchar como podían para contener a los sublevados. ¿Iban a hacerse cargo del traslado? En realidad todo apunta a que los del PSOE estuvieron en lugar secundario. El acondicionamiento de las cajas necesarias para el traslado se hizo por cuenta del Gobierno y con la vigilancia de números de los Carabineros (que dependían del Ministerio de Hacienda y se habían mostrado leales) mientras se entregaban a la labor los empleados correspondientes y, en particular, los miembros del sindicato de Banca y Bolsa. Hay varios testimonios al respecto. ¿No los conocen los expertos de VOX?

Finalmente, ¿qué tiene que ver esto con la “memoria histórica”? Nada. Lo que hay es historia. Documentada. Analizada. Expuesta al público (con toda modestia por un servidor en repetidas ocasiones pero ya desde 1976). Y sobre los 140 años de historia, en lo que se refiere a latrocinios, encomiendo encarecidamente a los panfletarios voxistas que empiecen a refutar, documentalmente, la extensa experiencia de depredación de las élites españolas durante la Restauración y la dictadura primorriverista, como ha efectuado hace pocos meses Paul Preston en su último libro.

Mientras  los trileros de VOX recargan pilas invito a los lectores que tengan la amabilidad de echar un vistazo a una antología de los ilustrados comentarios de quienes se han dejado embaucar por tan significado partido.

Aquí va una muestra:

https://twitter.com/hashtag/OroDeMosc%C3%BA?src=hashtag_click

(continuará)